El TSJ tumba el método del Consell para valorar el precio de inmuebles.

- La sala fija una sentencia tipo ante los recursos contra las comprobaciones de valores.

- Los jueces creen que Hacienda cambió valores de propiedades sin visitarlas antes.

El conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, en una imagen reciente.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha puesto freno a la recaudación de la Generalitat al anular el sistema mediante el cual realizaba comprobaciones de valores de patrimonio.

En una resolución reciente, la sala de lo Contencioso-Administrativo fija una sentencia tipo ante la cascada de recursos presentados contra el sistema del que se vale la Conselleria de Hacienda para calcular las transmisiones. La sentencia es muy importante, no solo por los recursos que en este momento están en el TSJ por ese tema y que ahora podrían ser estimados, sino por todas las comprobaciones que o han sido dictadas recientemente o están ahora a punto de dictarse.

Al fijar los magistrados la resolución como sentencia tipo el escrito toma mayor relevancia, pues «se pretende aplicar a todos los contribuyentes que decidan recurrir y oponerse a la comprobación de valores (y consiguiente liquidación) realizada por la Administración», explicaron desde el despacho Ático Jurídico Salcedo Abogados de Valencia. De hecho, este bufete ya está trabajando en varios recursos para que se aplique la sentencia en casos que han dirigido.

Pero ¿por qué llega esta resolución? Según señala el fiscalista José María Salcedo, cuando un contribuyente adquiere un inmueble (o lo recibe por herencia o donación) en la escritura en que se formaliza la operación se fija el valor del bien adquirido, heredado o recibido en donación. La Conselleria de Hacienda, al estar transferidos estos impuestos, tiene la facultad de comprobar el valor que se ha fijado por los contribuyentes al tributar por las referidas operaciones para constatar, por ejemplo, si se ha realizado parte del pago con dinero no declarado.

Y si la valoración realizada por los peritos de la Administración arroja un importe superior al que figuraba en la escritura, añade Salcedo, el contribuyente «no se va a librar de una liquidación en la que, básicamente, la Generalitat volverá a calcular el impuesto presentado, pero esta vez poniendo en lugar del valor que constaba en la escritura, el que resulta de la valoración efectuada por la Administración».

Pues bien, ahora el TSJ de la Comunidad ha declarado «contrario a derecho» el método utilizado por la Administración para determinar la base imponible del impuesto en estos casos. No obstante, la sentencia tiene en cuenta que la Conselleria, cansada de ver cómo sus comprobaciones de valores eran anuladas en los tribunales, ha realizado en los últimos años un gran esfuerzo para tratar de ajustar sus comprobaciones de valores a las exigencias que marcaban los jueces valencianos.

Sin embargo, la sala concluye ahora que el esfuerzo, aunque encomiable, es insuficiente, ya que la Administración regional ha estado utilizando un método de valoración confuso (una mezcla entre la estimación de valores incluidos en registros oficiales, y el dictamen de peritos) que es improcedente, ya que «de él no se obtiene el valor real que es la base imponible del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, y del de Sucesiones y Donaciones», apuntan Salcedo.

Según fuentes judiciales, la Conselleria aún no ha tomado posiciones frente a la resolución pero tendrá que buscar una nueva fórmula de valoración ajustada a Derecho si no quiere que los tribunales se la vuelvan a tumbar.

Y es que en la opinión de los jueces sigue pesando el hecho de que los peritos de la Administración no visiten los inmuebles que valoran, algo que ya declaró el Tribunal Supremo «imprescindible» sobre todo cuando en la valoración se tienen en cuenta circunstancias tales como el estado de conservación, los materiales y las calidades de la construcción.

Según Salcedo Abogados, la aplicación de la sentencia podría «suponer la estimación de los recursos que, sobre este tema, ya están planteados ante el TSJ, y previsiblemente, la de los muchos que se van a interponer a partir de ahora». Además, el contribuyente no tendrá que pagar nada a Hacienda hasta que el recurso sea resuelto, ya que la «deuda queda suspendida sin necesidad de prestar garantía desde el momento de la interposición del recurso».

¿A QUIÉN AFECTA LA SENTENCIA?

1) Ejemplo práctico.

Un ciudadano adquiere un inmueble en Valencia y en la escritura figura que cuesta 200.000 euros y se ha tributado en razón a ese precio. Sin embargo, la Conselleria lo valora en 250.000 euros y te obliga a tributar de nuevo.

 

2) Tasación irregular.

El TSJ admite en su sentencia tipo que el Consell ha hecho un gran esfuerzo en los últimos dos años por cambiar las comprobaciones, pero concluye que no es suficiente porque los técnicos no visitan las propiedades ni tienen en cuenta sus características.